Manejo de lesiones

Hemorragia

Cuando se esté tratando a un jugador sangrante se deben usar guantes para proteger al jugador y al encargado de primeros auxilios de posibles contagios de enfermedades de origen sanguíneo tales como VIH y hepatitis. La sangre no debe ser transferida de un jugador a otro. Cualquier elemento que haya resultado manchado con sangre debe ser guardado en una bolsa de plástico y eliminado adecuadamente.



Las grandes hemorragias deben ser tratadas tan pronto como sea posible para reducir el flujo de sangre, ya que esto puede ser suficiente para salvar una vida. Primero aplicar presión directa sobre la herida y sólo aplicar presión indirecta si esto no es posible. Coordinar el rápido traslado a un hospital o consultorio médico.