Acepto cookies de este sitio

Usamos cookies para que nos ayuden a mejorar este sitio web. Para saber más sobre los cookies que usamos, consultar nuestra Política de Cookies. Si usted continúa sin cambiar su configuración de cookies, usted consiente esta utilización pero si así lo desea, usted puede acceder a nuestra Política de Cookies para hallar información sobre como eliminar los cookies cambiando su configuración.

Preparación física

Análisis de necesidades

Los jugadores de Rugby necesitan diferentes cantidades de fuerza, potencia, resistencia, velocidad y agilidad. Hay pocos deportes de equipo que requieren un rango similar tan diverso y exhaustivo de atributos físicos.

Las diferentes demandas de las distintas posiciones de juego también deben influir en cómo usted entrena. Por ejemplo, los cinco de adelante requieren potencia y resistencia para actuar eficazmente en el scrum, mientras que un ala hará sprints más frecuentes a lo largo del partido y como consecuencia requerirá niveles más altos de velocidad y resistencia.

Para que un jugador esté físicamente preparado – estar verdaderamente preparado para el Rugby – se deben activar las competencias funcionales básicas. Por ejemplo usted debe desarrollar una buena base general en términos de fuerza, estabilidad, movilidad y resistencia como plataforma sobre la cual construir mejores cualidades de velocidad y potencia.

Para un análisis de necesidades preciso y relevante usted debe procurar la ayuda de un preparador físico acreditado que diseñe e implemente el programa de preparación física. Las consideraciones principales son:

  1. Determine su actual condición física utilizando tests físicos estandarizados y evaluación funcional
  2. Historial de lesiones
  3. Historial de entrenamiento: esto deberá tener en cuenta la edad de entrenamiento (cantidad de años en los que se ha estado preparando específicamente para el Rugby) y edad de entrenamiento físico (cantidad de años en los que ha sido supervisado por un preparador físico acreditado)
  4. Identifique las necesidades específicas relacionadas con el juego (posición en que juega el jugador, arbitraje, etc.)

Una vez determinadas las necesidades individuales en base a esos criterios, se pondrá el foco en cuestiones específicas relacionadas con la rehabilitación / prehabilitación y debilidades percibidas y se podrá diseñar e implementar un programa de entrenamiento que satisfaga esas necesidades.

Para monitorear y evaluar regularmente su avance se requerirá tener disponibles procedimientos de testeo. Esto permitirá garantizar que el programa esté constantemente cambiando y progresando para satisfacer los nuevos objetivos.



Evaluación funcional

La evaluación funcional se puede realizar usando ejercicios simples tales como sentadillas con pruebas básicas de equilibrio como se muestra aquí.



Alto nivel de competencia funcional


Bajo nivel de competencia funcional

La evaluación funcional debe ser realizada por un preparador físico acreditado a los efectos de determinar su actual nivel de movilidad y estabilidad. La información de la prueba puede posteriormente ser utilizada para diseñar el correspondiente programa de entrenamiento de fuerza y le permitirá alcanzar una movilidad plena y una buena estabilidad. Esto preparará su cuerpo para el trabajo, aumentará su capacidad de trabajo y corregirá los desequilibrios musculares.

El tipo de fuerza que se necesita para el Rugby es un tipo de fuerza específico que frecuentemente tiene que ser desplegado en condiciones de inestabilidad.

De modo que un programa para el Rugby debe poner el foco en el desarrollo de la estabilidad de los lugares de lesiones potenciales tales como el hombro, abdominales, cadera, rodilla y tobillo, en vez de poner un énfasis excesivo en el levantamiento de pesas en el gimnasio.

Los cursos de fuerza y acondicionamiento World Rugby Nivel 1 y Nivel 2 cubren la evaluación funcional con más detalle. Para obtener más información, visitar worldrugby.org/sandc



Planificación de un programa de acondicionamiento

Hay una cantidad de variables a considerar:

  • su edad
  • su edad de entrenamiento
  • sus metas a largo y corto plazo
  • la disponibilidad de instalaciones y recursos

La otra consideración clave es la fase de la temporada de Rugby. La oportunidad y longitud de la temporada varía a lo largo del mundo. Sea el que sea el momento en que se desarrolla su temporada, usted necesitará planificar su entrenamiento considerando cuatro fases distintas:

  • Fuera de temporada
  • Pretemporada
  • Temporada
  • Transición

Este proceso se denomina periodización.


FaseFuera de temporadaPretemporadaTemporadaTransición
ActividadPreparación generalPreparación específicaMantenimientoRecuperación / descanso activo
Hemisferio SurNov-EneFeb-MarAbr-JulAgo-Oct
Hemisferio NorteMay-JunJul-AgoSep-AbrMay

Los períodos son aproximados y pueden variar dependiendo de la Unión y el nivel de juego.


Cuando diseñe su plan semanal, una consideración importante es la regla de las 48 horas. Recientes investigaciones en el Rugby* han demostrado que el jugador de Rugby puede seguir fatigado 48 horas después de haber jugado un partido intenso. Su plan debe tener esto en cuenta, de modo que se debe evitar el entrenamiento de alta intensidad durante las 48 horas después del partido. Aquí se muestra un ejemplo de un plan semanal.

DíaActividad
0Partido
1Recuperación
2Opción de entrenamiento de fuerza y acondicionamiento o recuperación
3Entrenamiento de Rugby de gran intensidad
4Entrenamiento de fuerza y acondicionamiento
5Entrenamiento de Rugby de mediana a baja intensidad
6Descanso
7Partido

* Fuente: Evaluación del daño muscular después de un partido de Rugby con referencia especial al tackle. Takarada Y. Br J Sports Med. 37. 416-419. 2003.

Este es sólo uno de los muchos posibles planes y está solamente diseñado para mostrar cómo se puede integrar la regla de las 48 horas a la semana de entrenamiento.