Acepto cookies de este sitio

Usamos cookies para que nos ayuden a mejorar este sitio web. Para saber más sobre los cookies que usamos, consultar nuestra Política de Cookies. Si usted continúa sin cambiar su configuración de cookies, usted consiente esta utilización pero si así lo desea, usted puede acceder a nuestra Política de Cookies para hallar información sobre como eliminar los cookies cambiando su configuración.

Equipamiento, entorno y plan de emergencia

El entorno de juego

Es importante asegurar que el entorno de juego esté preparado para el Rugby. Esto permitirá que los jugadores se diviertan más y reducirá el riesgo de lesiones. Las componentes del entorno que se deben controlar antes del entrenamiento o partido son:


El terreno de juego

Las instalaciones deben tener las medidas adecuadas, con los espectadores y vehículos posicionados bien lejos del área de juego. Si hubiera cercos o carteles perimetrales deberían estar a una distancia segura lejos de la línea de touch y con protección adecuada.

La superficie de juego

La superficie debe estar nivelada sin agujeros y adecuadamente iluminada. No debe estar inundada, ni ser resbaladiza ni demasiado dura: una superficie excesivamente dura aumenta los riesgos de lesiones, particularmente las lesiones en la cabeza. No debe haber a la vista en la superficie aspersores de riego, vidrios rotos, basura o piedras.

El equipamiento

El equipamiento debe ser el adecuado para la edad y experiencia de los jugadores. Los controles críticos incluyen: postes de goal adecuadamente protegidos, todas las máquinas de scrum y bolsas de tackle/rucking deben estar en buenas condiciones y bien mantenidas y los postes de esquina con banderas deben ser flexibles al impacto y estar correctamente ubicados.

El clima

Bajo condiciones climáticas extremas pueden producirse golpes de calor y deshidratación o hipotermia. Asegúrese que los jugadores utilicen la vestimenta adecuada, por ejemplo: con clima frío y húmedo corrobore que los jugadores usen ropa a prueba de agua durante los entrenamientos y antes y después de los partidos. Los jugadores sustituidos y lesionados deben usar ropa caliente a prueba de agua.